Select Page

Nadie es perfecto y todos, absolutamente todos, tenemos algo que aprender diariamente. Equivocarse es bueno siempre que se aprenda de los errores, claro está.

errores 3

Hoy, compartiré con todos los 5 errores que, bajo mi opinión, son los principales a corregir y evitar.

Yo no sé vosotros, pero yo cuando salgo a la calle y me fijo en todo lo que pasa, eso de que hemos superado la crisis me cuesta creérmelo. Puede que haya mejorado algo la situación, pero de eso a salir del todo del follón este de la crisis, me dá a mi que no. Los números cantan y según varios estudios al respecto, más de un 50% de los encuestados en los estudios han tenido la mala experiencia de notar un importante descenso de sus ventas en el primer semestre de este año. A su vez, se nota que los márgenes comerciales no crecen y que los beneficios caen también en más de un 52%. También se nota que ha bajado significativamente la apertura de nuevas tiendas (un 22%de incremento, según el estudio) y por el contrario, continúan cerrándose muchísimas tiendas (alrededor de un 18% más que el año anterior).

Me dejo ya de cifras y malos rollos y, para resumir, las cosa no están para lujos, ¿Verdad?

Antes de nada, sería necesario recopilar datos para tener una idea de cómo terminar el año de la mejor manera posible. Lo mismo te viene a la cabeza echar mano de lo de siempre, las clásicas promociones a la desesperada o la también clásica bajada de precios para atraer (o no, lo mismo se te adelanta tu competencia) a más clientes a tu negocio o lo mismo hechas mano de una pitonisa…

Que ganas de complicarse la vida y de perder el tiempo, amigo o amiga. Si una cosa no te ha funcionado antes, sea por la razón que sea, ¿Volver a hacer lo mismo crees que funcionará? Ahí lo dejo… Lo que no deberías dejar de lado y no olvidarlo es revisar lo cotidiano y repetitivo, es decir, aquellas cosas que estás haciendo actualmente que NO te están funcionando y de qué manera puedes hacerlo mejor. No te conformes con lo que tienes y revisa siempre la manera de cómo hacerlo mejor.

Dentro de todo esto, empiezo con el tema. Comparto contigo los que, bajo mi opinión son los 5 errores más comunes en las tiendas que se deberían corregir. Que conste que es una apreciación propia. Existen muchas más, que seguro conocéis mejor que yo, pero hoy quiero centrarme en estos 5 errores.

errores 4

  1. No mostrar de manera clara y entendible en la cartelería del negocio las ofertas o promociones y esperar a que los clientes se enteren por obra del Espíritu Santo. Esto sobrepasa lo lógico, ¿No crees? Ahora, piensa en lo siguiente: ¿Cuántas veces has entrado a un establecimiento de tu competencia y has visto que los precios y las especificaciones del producto no están puestas o si lo están no son claras sino todo lo contrario, lo único que hacen es que te líes más? No es mi intención cargar contra nadie, allá cada uno con su negocio y con la manera de hacer las cosas… Lo que sí está claro es que si la oferta no está claramente identificable, simplemente no existe. Si queremos que la oferta o la promoción destaque y ayude a aumentar las ventas, o a vender aquel producto en concreto que queremos promocionar, liquidar a lo que sea, como no se vea a simple vista la cartelería, la localización y el producto, lo único que conseguiremos es la pérdida de tiempo y de dinero. Dejar de vender deriva a no ingresar dinero en la caja registradora de la tienda, el resto, creo que no hace falta comentarlo.
  2. No tener buena distribución de los productos del negocio y pretender que los clientes adivinen como puedan dónde está lo que busca. Las personas, por naturaleza siempre vamos con prisas y no tenemos tiempo ni paciencia y, por supuesto, no queremos gastarlo. Cuando entramos a una tienda a buscar algo en concreto, aquello que tenemos en la mente o como objetivo, o lo vemos rápido o comenzamos a ponernos nerviosos y confusos. Puede que se os pase por la cabeza: “¡Pues que pregunten!” ¿De verdad crees que todos tus clientes preguntan? Dejando de lado a los que pasean por la tienda a modo de pasatiempo, lo que puede que se les pase por la cabeza a aquellos que quieren comprar es pensar cosas como “aquí nunca tienen lo que busco”, “¡Que desorden, no encuentro nada!”, “¡Aquí es imposible  encontrar nada y, encima no hay nadie que te ayude!”, entre más cosas que seguro les viene a la cabeza y que no son nada buenas para el negocio. Solución a esto la hay: tener una buena disposición de los productos de la tienda,, una buena y detallada cartelería que identifique los productos,una buena iluminación, incluso una específica para cada zona o tipo de producto o el olor que desprende cada zona en relación al producto que es expone Mi recomendación en este caso es que antes de mover cualquier caja o cualquier mueble, consideres cómo quieres que los que visitan tu negocio en función a tus objetivos comerciales, tales como la atracción a determinadas zonas, dirigir a los visitantes hacia uno o varios puntos específicos o productos, entre muchísimas más cosas. De lo que se trata es conseguir que las personas que visitan la tienda encuentren de forma fácil y rápida, diría que casi intuitiva, aquel producto que vienen a buscar, y de paso que aprovechen y compren más productos que hemos sabido poner a su alcance de forma estratégica. Una buena manera de saber si vamos por buen camino es escuchar. Si tus clientes preguntan frecuentemente dónde pueden encontrar un producto en concreto, puede que debas revisar este tema.
  3. Tener productos sin exponer o escondidos y pensar que se van a vender solos. Imagina que alguno de tus clientes se entera de que tienes un producto que él está buscando, se acerca a tu tienda y, cuál es su sorpresa que cuando llega a tu tienda, resulta que no lo encuentra o no lo vé porque, o lo tienes escondido en un punto de la tienda que no vesa ni tú o lo tienes en el almacén esperando a tener sitio (o ganas) para ponerlo. Volvemos a lo comentado anteriormente, aquí es donde entran las excusas: “Este producto acaba de llegar en el último pedido”, “la gente no lo pide” (¿Cómo quieres que lo pidan si no lo ven?) o “nadie lo quiere comprar, así que no lo expongo…”, entre otras barbaridades. No cabe duda que alguna de ellas sea real y sería necesario hacer algo al respecto para solucionar esto, pero loa verdad aplastante es que un producto que está guardado o escondido no tiene NINGUNA posibilidad de que se venda.
    ¿Esto cómo acaba? Pues que como no se ponga solución inmediata a esto, el producto pasa a formar parte del inmovilizado de la tienda, convirtiéndose en un producto obsoleto que difícilmente podrás vender y que lo único que te aportará será la pérdida de espacio, la rentabilidad y las correspondientes pérdidas que esto conlleva.
  4. No hacer cambios de manera regular en la tienda y mantenerlo todo igual durante semanas, meses, años, o lo más “cafre”: NUNCA. Seguro que te a pasado que cuando has visitado una tienda por primera vez te impresiona lo que ves y de qué manera está distribuida. Seguro que no saliste sin nada de ella y compraste algo, incluso la recomendaste a tus conocidos o amigos. Como te ha gustado lo que viste, te decides a volver pasado un tiempo y te encuentras lo mismo que viste y compraste hace 2 o 3 meses. Seguro que entrarás, pasearas y lo más probable es que salgas sin comprar nada de nada y para la próxima vez que te se ocurra pasar, no quieras perder el tiempo viendo otra vez lo mismo y de la misma manera de siempre. Si has vivido esta experiencia puede que la tengas en cuenta y pongas solución a ello y conseguir el efecto contrario, que tus clientes se mantengan enganchados con tus propuestas y vuelvan a visitar tu tienda una y otra vez y lo mejor de todo, que evangelicen tu empresa y quienes te visitan atraigan a su vez a nuevos potenciales clientes.
  5. No sacar partido del área cajas o la zona de pago. Debemos partir de la base de que el cliente ya ha superado la barrera de entrar a la tienda. Eso es la mitad del trabajo. Después el cliente hace su recorrido por la tienda, encuentra y coje lo que necesita y se dirige a pagar lo que ha comprado. Amigos y amigas, este es el momento más importante de todos, ¡Está abriendo su cartera para darnos su dinero! ¿Cómo no vas a aprovechar hasta el último segundo para realizar una venta adicional? Aquí entra la venta por impulso, las novedades, los artículos de primera necesidad, los productos con un margen elevado y que sean rentables para el negocio. Aquí el criterio de cada empresario, claro está.
    Lo que si está claro es que si no aprovechas este último espacio para hacer que tus ventas aumenten, estás siendo poco comercial, lo cual no es bueno ni para tí ni para tu negocio.

 

errores 2

 

Ya acabo por hoy, amigas y amigo y como siempre, espero que lo que explico os sea de ayuda y recordad:

Aprender de los errores siempre es positivo.

Ramon Bermúdez.  Reacciona Marketing.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies