¡Donde vas gilipollas! Que recibimiento más "efusivo", ¿Verdad?
Diseño web,marketing digital,social media,Castellar del Vallès,Salbadell,Terrassa,
20764
post-template-default,single,single-post,postid-20764,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-14.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
gilipollas-gritar

¡Donde vas, gilipollas!

¡Donde vas, gilipollas!

Esta es la frase de “bienvenida” con la que me recibió el propietario de un negocio cuando fuí a ofrecerle mis servicios que, todo sea dicho, fué él el que encarecidamente me pidió que le ayudara.

gilipollas-gato

Hace pocos días, recibí un correo electrónico de un posible cliente en el que me comentaba que quería información sobre mis servicios, ya que quería ponerse al día en esto del Marketing digital. Quería saber más sobre el tema y comentaba en el mensaje que necesitaba una página web para su negocio a la vez de mejorar su presencia en las redes sociales, ya que las tenía totalmente abandonadas. ¡Hasta aquí todo perfecto!
Pensé: “¡Que bien, esto es señal de que algo estoy haciendo bien…” Seguidamente, cogí mi teléfono, (soy de aquellos a los que les gusta hablar con las personas, ya que mi trabajo está orientado precisamente a esto, a ayudar a las personas en sus negocios o proyectos)  le llamé y concertamos una cita para el día siguiente a última hora de la tarde, ya que antes tenía el establecimiento a pleno rendimiento y sería difícil hablar y poder aclararnos.
Empezamos la reunión de manera un tanto, digamos “dispersa”, ya que el propietario del negocio estaba más pendiente de su teléfono móvil que de lo que le estaba explicando. A modo de curiosidad, estaba mirando su fan page de Facebook y cortaba mi conversación constantemente alardeando de ella a la vez que me decía que hacía más de 6 meses que no publicaba nada. Como no es la primera vez que paso por esto, continué mi exposición adaptándola a lo que el posible cliente me estaba transmitiendo con su actitud. Cuando llegó el momento de hablar de precios, cosa que por otro lado, fué lo primero que me comentó casi antes de darme la mano en señal de bienvenida, se los expongo y se los argumentos y me dice sin dejar que terminase de hablar:

¡Donde vas gilipollas! El novio de la hija de mi prima, me lo hace gratis. El sabe mucho de esto, estudia administrativo y tiene “Facebook”, “Insta” y “Wassap”. Dice que es “mu fácil” y que también me hace la web…

gilipollas-novio

Esto es cierto y me ha pasado hace muy pocos días, amigas y amigos. Parece un tópico sacado o copiado de cualquier sitio, pero os garantizo que fué así. Después de esto, todo lo que le estuve explicando y argumentando cayó en saco roto. Estaba claro que para él lo importante ni siquiera fué el precio, ya que la palabra que le conquistó, fue la del “novio de la niña”: ¡GRATIS! Lo siguiente que me dijo fue que hablaría con el “novio” y que, “si eso, te digo algo…”
Cuando salí de la reunión, pensé en lo que había acabado de vivir y me dio por reírme un montón. Uno está curado de espantos. Llevo unos cuantos tiros pegados en el tema y no me espanta ni me preocupa en absoluto situaciones como esta, todo y que desaniman un poco, todo sea dicho.

Pues ahora este gilipollas, o sea yo, le dará respuesta a él y al novio de la niña. Eso sí, sin insultar…

gilipollas-estrategia

  • Este gilipollas tiene los argumentos, las razones, la formación y la experiencia para que lo que hace lo haga perfectamente, ya que de ello depende mi trabajo, por lo cual quiero cobrar por ello.
  • Este gilipollas, o sea yo de nuevo, tiene como objetivo ayudar a la pequeña y mediana empresa, ya que son precisamente las que más se plantean esto de invertir en esto de las Redes Sociales y en una página web corporativa. Lógicamente, GRATIS NO. Las empresas y los profesionales trabajamos para ganar dinero y poder mantenernos,¿verdad?
  • Yo, el gilipollas de nuevo, sabe que en las Redes Sociales y en el diseño web, lo que realmente llama la atención de los usuarios y por lo tanto, de los posibles clientes, es lo visual. Puede que exista alguna que otra excepción, pero la imagen es un común denominador en ambas. En la red a todos se nos conquista por los ojos, así que, que alguien se interese por algo que le atraiga visualmente, hará que lo que está viendo despierte o no sus ganas de comprar lo que le queremos ofrecer o vender.
  • Este gilipollas, sabe de qué manera llegar a quien realmente esté interesado en lo que el negocio o servicio quiere ofrecer a su público objetivo, utilizando las herramientas y posibilidades que existen para ello, las cuales son las que realmente funcionan y son efectivas. He comentado en anteriores artículos que es mucho más importante la calidad de quien visita nuestras redes sociales y nuestra página web que de la cantidad. Aún hay quien piensa que porque la competencia tenga más seguidores que ellos, están supeditados a que cuantos más seguidores más ventas. Os puedo garantizar que por muchos seguidores que se tengan si lo que ven no les gusta, no sirve absolutamente para nada. Bueno, corrijo lo dicho, servirá para que quien los sigue se canse antes… Dicho esto, es un tremendo error confundir las tácticas y las acciones bien planificadas y de la manera correcta con las que se hacen a la brava y sin los conocimientos necesarios, para probar lo de “haber si funciona y si eso, ya te digo algo” como comenté anteriormente. Cuando los que nos dedicamos a esto del Social Media por lo cual, amamos y respetamos nuestra profesión asesoramos a alguien, es para que lo que llevemos a cabo sea realmente efectivo y ante todo, rentable y beneficioso para todos.
  • Los “novios” más atrevidos, se atreven también a proponer a quien los escucha a que hagan publicidad en las Redes Sociales y en Internet, mediante la página web, que también han diseñado ellos con “tan buenos resultados”.
    ¿Cuántas veces al día pasamos de largo anuncios (esos que ni siquiera nos paramos a mirar, aunque lo que intenten decir nos pudiera interesar) porque no nos llaman la atención ni despiertan nuestra curiosidad? Todo y que la publicidad en las Redes Sociales  y en Internet NO ES GRATIS, hay quien se atreve a pagar para que nadie vea lo que hace. Increíble pero cierto, amigas y amigos, doy fé de ello. Después viene eso de: ¡Para qué voy a pagar por algo que no funciona! Está claro que si las cosas no se hacen bien, acaban por no funcionar. Una campaña publicitaria en Internet y en las redes, necesita un estudio previo, detallado y debidamente planteado para que funcione. Detalles como no saber a qué público potencial debemos dirigirnos y de qué manera hacerlo, así como a qué horas este público está conectado y activo en la red, entre muchas otras cosas a tener en cuenta.
  • El gilipollas que está escribiendo este artículo también sabe que más tarde o más temprano el “novio de la niña” se cansará de hacer algo que no acaba de entender o simplemente “pase de hacerlo”. Lo siguiente,es que el propietario del negocio, recordará lo que yo le expliqué en su momento e intentará ponerse a ello “Si lo hace el novio de la niña, también puedo hacerlo yo” y, como con la experiencia vivida no es la esperada y le cuesta reconocer que se ha equivocado, dirá lo típico en estos casos: “Internet no me aporta nada para mi negocio” o “si tengo tiempo y me acuerdo publicaré algo en las redes y en la web, si no, no pasa nada, total para lo que sirve… o “pongo todo lo que quiero poner durante todo el més en un día y así me olvido…”, lo que tiene como resultado es que tus seguidores huyan despavoridos de tus anuncios o publicaciones. No se pueden hacer las cosas de esta manera. Hacerlo solo hará que aumente aún más esa frustración acumulada acabando así con el total abandono de todo lo que se refiere al entorno online.
  • gilipollas-desierto
    También suele pasar que estas personas acostumbran a mezclar lo profesional con lo particular y, como ya están lo suficientemente cabreados con ellos mismos, acaban poniendo fotos de lo bien que se lo pasan en la nieve con la família o lo bien que se lo pasan con los amiguetes tomando cervezas en la página PROFESIONAL de su negocio, cosa que no acaba siendo buena, la verdad. Haced la prueba y veréis qué es lo que acaba pasando…
  • También pasa que, a razón de cómo se están haciendo las cosas, estas tienen su resultado. Os Pongo unos ejemplos: Como lo que se está haciendo no guste e incluso llega a molestar, es posible que se reciba un comentario negativo al respecto y el “novio de la niña” ponga a caldo a quién lo ha hecho con respuestas muy a la defensiva e incluso bruscas o groseras (como gilipollas, por ejemplo…) Esto es genial para la reputación de tu negocio, ¡Verdad? Piensa en lo que harías si un cliente llega a tu negocio y te dice que hay algo con lo que no está satisfecho. Supongo que intentarás solucionar el tema de la manera más educada y correcta posible.
  • Otro tema que suele pasar es que alguno de tus usuarios pregunte algo en relación a lo que tu negocio ofrece y se tarde una eternidad en responder a ello. El “novio de la niña” está por otras labores… Eso por un lado y, por el otro, ¿Quizás esta persona sabe què es lo que debe responder? ¿Conoce el negocio y el producto o servicio que en él ofreces? En fín, ahí lo dejo… La sensación para una persona que pregunta algo y que no es atendida es que la red social y por lo tanto, el negocio que la representa, está desatendido y no merece confianza. Pues esto, yo el gilipollas, lo incluyo en la estratégia que preparo para el buen funcionamiento de toda la campaña online, que no es otra cosa que la escucha activa de los usuarios para así, juntamente con el empresario o el dueño del negocio, dar solución y respuesta a las preguntas que surjan. No olvidemos nunca que:

Detrás de las redes sociales y las  páginas webs, hay personas.

Dicho todo esto lo cual no deja de ser una buena experiencia para mí, ya que siempre se aprende algo, lo que quiero que se entienda es que la mayoría los que nos dedicamos a esto del diseño web y las redes sociales, no pretendemos engañar ni embaucar a nadie, sino todo lo contrario. Por lo menos en lo que a mí respecta, mi intención y mi propósito es hacer que los negocios y los profesionales con los que colabore, consigan aumentar sus ventas mediante lo que les aporto y como consecuencia de esto, también yo saldré beneficiado.

Siempre trabajo con la ilusión de ser cada día mejor en mi trabajo y no el que la tiene más grande.

Ya termino, amigos y amigas. Espero que este articulo os sea útil, sobre todo al que me saludó tan “efusivamente”y, por descontado, no pretendo ofender a nadie con estas palabras.

Firmado: “El gilipollas”

Hasta el próximo articulo, amigas y amigos. Ramon Bermúdez. Reacciona Marketing.

 

Ramon Bermúdez on EmailRamon Bermúdez on FacebookRamon Bermúdez on GoogleRamon Bermúdez on InstagramRamon Bermúdez on LinkedinRamon Bermúdez on PinterestRamon Bermúdez on Twitter
Ramon Bermúdez
Social Media Manager y Diseñador Web en Reacciona Marketing.
Te ayudo a mejorar la presencia online de tu negocio o proyecto personal.
No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
cerrar
Suscríbete

Apuntate a nuestra newsletter