No quiero, que me dá vergüenza.
Diseño web,marketing digital,social media,Castellar del Vallès,Salbadell,Terrassa,
20782
post-template-default,single,single-post,postid-20782,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-14.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
vergüenza-cara

No quiero, que me dá vergüenza…

El que tiene vergüenza, ni come ni almuerza.

Seguro que a muchos de nosotros nos resulta familiar esta frase. En particular a mí, me la decía mi madre cuando era adolescente y me compraba ropa que “no molaba”, como se decía antes. (Y ahora también, es que todo vuelve…) y no me la quería poner porque mis amigas y amigos llevaban la ropa que estaba más de moda en esa época. Para mí y seguro que para muchos y muchas como yo, en nuestra época esto no nos gustaba. La vergüenza salía a flor de piel y nos sacaba los colores. Al final no había otra que ponerse la ropa que decía mi madre y aguantar las “bromitas” de los amigos. Suerte que con el tiempo esto se supera, o no…
Pues mi madre, si se hubiera dedicado a esto de la marca personal, estoy seguro que les pasaria la mano por la cara a muchos de los que alardean de ser gurús en el tema. La sabiduría que ella siempre ha demostrado pasa por delante de muchos de estos “entendidos” en esto del Branding, es decir, la imagen de marca.

vergüenza-mcgiver

Una de las contestaciones que suelo escuchar cuando asesoro a alguien a dar el paso, perder la vergüenza y decidirse a tener presencia en Internet mediante las redes sociales y una página web que represente a su negocio es precisamente

No quiero, que me dá vergüenza…

Hasta el más atrevido y desvergonzado (dicha sea la redundancia) le da algo o mucha vergüenza que su vida la puedan ver millones de personas en Internet. Dicen: “Yo soy más de que me conozcan por mi trabajo, no me gusta exhibirme…” Te tengo que dar una mala noticia si eres de los que piensan así. Estar en Internet no es sólo una opción. Debemos tener en cuenta que aquellos que dejamos la vergüenza en el armario y salimos al campo de juego siempre tendremos más oportunidades de que nos vean y de intentar llegar hasta donde queremos llegar.
Esto guarda relación a dos temas diferentes pero totalmente comparables en esto de la vergüenza.
Me explico: Si tienes un negocio, estoy seguro que lo que más te interesa es que tu público objetivo, tus clientes potenciales, te conozcan. A modo de ejemplo, si últimamente has hecho una compra importante (un electrodoméstico o un coche, por ejemplo) seguro que antes de nada has buscado información en Internet. Pues para los productos o servicios que ofreces en tu empresa, el resto de personas hacen exactamente lo mismo que tú, lo buscan en Internet y buscan a su vez opiniones al respecto. Pues dicho esto, si no estás en Internet quien te busque, no te encontrará y lo más divertido de esto es que, ¿Sabes a quién verá? A TU COMPETENCIA. Puede que seas de los que piensa que tienen suficiente con la información que das en tu negocio, de puertas para dentro, vamos, pues  en los tiempos que corren estas cometiendo el error de los errores.
Por otro lado, puede ser que estés buscando trabajo y creas que es suficiente con tu espléndido currículum vitae. Otro pedazo de error. Te invito a que busques tu “nombre y apellidos” entre comillas en Google y observes lo que aparece. Si estás de suerte lo mismo hay alguna referencia que te asocie a una empresa, a una profesión o alguna asociación. Lo que puede que sí veas es que compartes tu nombre y apellido con algún que otro fiestero de los que les gusta el regeton, ese que escribe un whatsapp en el que no hay ni una sola palabra bien escrita o alguna “niñanga” de esas que están todo el santo día “enseñando carne y poniendo morritos” en el Facebook. Bueno, tampoco es tan grave, seguro que quien te quiera contratar sabe que tú no eres como ellos… O puede que sí.

vergüenza-postureo

Lo malo de esto no se trata de aparecer en la red con una mala imagen cuando alguien te busca, ya sea a tu empresa, tu negocio o a tí. Lo que te tiene que preocupar es que no estar en la red o estar de cualquier manera hace que se enciendan las alarmas, ya que el público objetivo o quien está buscando un candidato para trabajar en su empresa, simplemente o, no te encuentra o encuentra “cosas raras” sobre lo que dices que sabes hacer o lo que dices que vendes ofreces y, como lo que ven les parece sospechoso, hacen una busca inversa. Me explico: dices que tu empresa es líder en un determinado servicio o producto, que es la mejor, por lo tanto como eso es lo que dices, buscan el determinado producto o servicio junto con tu nombre en Google y, lógicamente, no encuentran nada. ¡Perdón! Sí que encuentran algo: a tu competencia o a tu competidor y, como encuentran lo que realmente están buscando (menos a tí, ya que como te dá vergüenza, no estás donde debes estar o solo encuentran de tí algo que dices que sabes hacer sin poderlo argumentar y demostrar), lo mismo compran sus productos o servicios o puede que contraten a alguien que, lógicamente, no serás tú.

Te pongo un ejemplo definitivo que define muy bien esto de:

No quiero, que me dá vergüenza

Imagina a alguien que sea tan iluso de ser el propietario de un hotel rural y no tenga ni página web no esté presente en las redes sociales y no aparezca en los principales directorios relacionados con este  sector. ¿Vosotros iríais a un sitio así, el cual no lo conoce ni su dueño? Lo mismo dá la casualidad que un amigo o un conocido te la recomienda, pero si el dueño del hotel tiene que llenarlo a base de recomendaciones de amiguetes, lo tiene más bien duro, muy duro en relación a su competencia más directa, aquella que se promociona mediante su página web y las redes sociales.
Pues contigo pasa exactamente igual. Estás perdiendo una gran cantidad de oportunidades porque nadie sabe lo que haces en tu empresa o negocio o las capacidades que tienes para que alguien te contrate.

vergüenza-invisible

Pues eso, amigas y amigos, no dejéis que la vergüenza os haga invisibles y daros a conocer a vosotros o a vuestra empresa en la red tal y como queréis que se os reconozca, porque dicen que:

La vergüenza es colorá, a quien no la tiene no le da.

Esto, además de popular, también lo dice mi madre… ¡Y qué razón tiene!

Hasta el próximo artículo, amigas y amigos.
Ramon Bermúdez. Reacciona Marketing.

 

Ramon Bermúdez on EmailRamon Bermúdez on FacebookRamon Bermúdez on GoogleRamon Bermúdez on InstagramRamon Bermúdez on LinkedinRamon Bermúdez on PinterestRamon Bermúdez on Twitter
Ramon Bermúdez
Social Media Manager y Diseñador Web en Reacciona Marketing.
Te ayudo a mejorar la presencia online de tu negocio o proyecto personal.
No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
cerrar
Suscríbete

Apuntate a nuestra newsletter