Select Page

Las cosas cambian. Las personas y las empresas, también. ¿Por qué hay empresas que cierran?

Todo tiene su fin… Hay una canción de Medina Azahara con este título que viene la mar de bien para el tema que nos ocupa hoy.
Me atrevo a comparar las personas y las empresas de esta manera:

Las empresas, como las personas, nacen crecen, se reproducen y mueren.

Hay estudios que constatan que una gran cantidad de empresas de nueva creación (y de no tan nuevas, por qué no decirlo) fracasan o cierran sus puertas antes de los primeros cuatro años de vida.

Ahora bien: ¿Cuales son los principales motivos por lo que las empresas acaban cerrando sus puertas?

  • La falta de ganas o falta de perfil emprendedor. Estoy seguro que en más de una ocasión habréis escuchado o conocéis a alguien que decía: Yo, capitalizo el paro, me compro un camión, o me hago con el traspaso de un restaurante, o me dedico a la construcción, que eso da mucho dinero y es fácil. Todo el que lo hace, triunfa! Vamos a ver: si durante toda tu trayectoria profesional has sido administrativo, contable, carpintero o lo que sea, ¿Cómo dices que haciendo lo que otros hacen  triunfarás? ¿Piensas que tú, como administrativo (por poner una profesión al azar), sabrás gestionar un restaurante, un bar o una cafetería? ¡Es más, aún te atreves a pronosticar que te harás rico en cuestión de meses! Puede ser que esté siendo un poco alarmista, pero estaréis de acuerdo conmigo que lanzarse a la aventura sin antes conocer a quién y a qué nos enfrentamos, no deja de ser un tanto peligroso.
    ¿El siguiente paso? Ninguno. Bueno sí, que al cabo de meses te canses de ese fantástico y espectacular proyecto, ya que los resultados están siendo totalmente diferentes a los que esperabas. Al final te quedas sin proyecto, sin dinero y puede que, en el peor de los casos con deudas y problemas importantes difíciles de conllevar. No cualquiera puede ser emprendedor. Eso sí, siempre nos quedará la suerte…

empresas-restaurante

¿Te jugarías tu futuro a suerte?

  • Falta de planificación financiera, económica y de mercado. Montar una empresa no quiere decir que se empiece a ganar dinero desde el primer día. Los beneficios siempre tardan en llegar. Si piensas que será así acabara pasando lo anterior, que te canses y por desgracia, fracases. No cometas el error de confiar en que tendrás beneficios desde el momento que empieces a trabajas con tu nueva empresa o proyecto personal. En los principios de cualquier proyecto suele empezarse con el dinero justo, confiando que el mercado y tu público acepte el negocio, pero se necesita un periodo de aceptación.
  • La competencia. Hoy en día hay “todo de todo” por lo cual, si realmente quieres que tu empresa destaque desde el primer día, deberías ofrecer algo, un producto o un servicio que sea diferente en el mercado del resto de las empresas que se dedican a lo mismo que tú. Si pretendes hacer lo mismo que hacen todos (y más siendo una empresa o un proyecto nuevo) tu publico objetivo no  te conocerá hasta que pase un muy largo periodo de tiempo. Eso, desafortunadamente no juega a favor de nadie. Cuando antes te conozcan, antes empiezas a vender y a dar a conocer a tu empresa. Procura ser diferente al resto de tus competidores. Te garantizo que es más que necesario y más aún en los tiempos que corren y teniendo en cuenta lo que comenté al principio del articulo, que quién menos te esperas monta un negocio como el tuyo, aunque sea si la más mínima experiencia ni profesionalidad.

empresas-diferentes

  • No ponerte al día. Hay empresas (nuevas y viejas) que no se adaptan a los cambios que el mercado y en la sociedad están sucediendo. Ejemplos como las Redes Sociales, las páginas web corporativas, las nuevas tecnologías, etc. Si eres de lo que piensas eso de que “siempre se ha hecho así”, te recomiendo que no continúes leyendo este artículo.
  • No contar con un buen equipo. Otra de las situaciones más comunes en muchas empresas, nuevas o viejas, da igual. Si te rodeas de personas poco o nada profesionales y encima, descuidas tu negocio dejándolo en manos de ellas, al final esto sí que te pasará factura. Las empresas pagan facturas, pero esta te garantizo que no podrás pagarla. Puede que sí: cerrando tu empresa y perdiendo tu dinero, tu tiempo y tu ilusión y, esa factura si que es impagable.
  • Mezclar lo personal con lo profesional. Los negocios por un lado. La amistad por otro. Esto es otra causa de que muchas empresas cierren al poco tiempo de estar abiertas. Creer que un buen amigo puede ser tu socio es en más de una ocasión, qué menos que arriesgado, ya que se pierde la amistad y el dinero.

empresas-amigo empresas-estudio-mercado

 

 

  • Lanzarse a la aventura sin más. Las empresas no se montan así, sin más. Si quieres que realmente funcione, qué menos que hacer un estudio de mercado antes de comenzar con la actividad de la empresa. ¿Cómo quieres que una empresa funcione si no existe ninguna oportunidad de negocio. Un estudio de la situación del mercado es algo fundamental para localizar posibilidades de cómo comenzar a trabajar y anticiparse a las nuevas tendencias y a las nuevas necesidades.

Aventurarse en un proyecto personal, en crear nuevas empresas es algo realmente apasionante, pero no te aventures a la brava, porque si no consigues lo que buscas, acabarás frustrado, enfadado y sin dinero.

Ala pues, ya acabo con el artículo de hoy.  Espero que os parezca interesante. ¡Os espero en el próximo!

Ramon Bermudez. Reacciona Marketing.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies